cerveza belga

Las 10 mejores cervezas Belgas

¿Conoces el país santuario de la cerveza?, no sólo te lo vamos a decir, sino que además, desvelaremos las 10 mejores cervezas Belgas. ¿Te imaginabas a Bélgica? Pues sí, esta nación es el oasis para los apasionados de la esta refrescante y espumosa bebida; con una larga trayectoria histórica en estos preparados. 

Inclusive, sus cervezas se declararon patrimonio inmaterial de la humanidad en 2016, debido a la reconocida e incuestionable calidad de esta bebida, y como siempre resaltan unas sobre otras, conviene darle un orden y sepas acertar cuando llegues a esta hermosa y cervecera región, pues no hay otro lugar a donde vacacionar cuando se es amante de la cerveza ¿No crees?

Es tanta la pasión e idolatría por la cerveza en Bélgica, que es casi un culto religioso. Es poseedora de unas 200 procesadoras distintas que elaboran anualmente cerca de 1.500 tipos, para satisfacer cualquier paladar y preferencias.

Es decir, sólo nombrar 10 mejores cervezas Belgas es una pequeña parte, pues es casi imposible hallar otro país que en espacios reducidos sean capaces de producir tal volumen de cervezas, y de tal calidad. Una realidad y cualidad reconocida por el mundo entero, inclusive por la UNESCO, lo que da cuenta de su enorme diversidad y capacidad cervecera.

La cerveza es parte de la cultura de este país, son parte integral de la sociedad belga, convirtiéndose en un auténtico patrimonio nacional, más allá de ser sólo una bebida alcohólica, pero que su gente la toma como agua, al tiempo de ganar adeptos a lo largo y ancho del planeta.

Ahora bien, ¿Cómo saber cuáles son las mejores?, de eso nos encargamos nosotros con las 10 mejores cervezas Belgas. Sabiendo que es difícil dar una respuesta certera sobre un país que elabora cervezas de todo tipo y con calidad Premium.

cerveza belga

La historia de las cervezas Belgas y su tradición

Ciertamente, Bélgica mantiene una tradición cervecera que se remonta a los tiempos de las primeras cruzadas del siglo XII, incluso previo a su independencia como nación soberana. 

La tradición cervecera belga está en la idiosincrasia de su gente, que guarda relación a su vez con los monasterios y abadías existentes en los siglos XVI y XVII, donde se preparaba la cerveza como medida de autoabastecimiento. Esta tradición intrínseca continúa practicándose usando los mismos métodos antiguos de 6 de estos monasterios Belgas, uno de ellos de los Países Bajos.

Por el siglo XVII, Carlomagno siendo emperador permitió un papel protagónico a muchos expertos cerveceros, quienes se erigieron en las épocas siguientes creando sus propias asociaciones.

Más adelante, estos productores de cerveza belga se vieron favorecidos por no tener que acatar la Ley alemana de la Pureza de 1516, la cual si impactó a todo el Imperio Romano. Por ello, pudieron adicionar a sus recetas ingredientes diferentes al agua, así como la cebada, avena, especias, hierbas y lúpulo, permitiendo desarrollar y ensayar su ingenio, cuyos resultados se evidencian hoy en sus cervezas. 

Para el siglo XIX en Bélgica se ingería gran cantidad de cerveza, llegando a ocupar un segundo puesto luego de Bavaría. Para la época se bebía sólo cerveza muy fermentada, hasta 1880 con la implementación del método de baja fermentación, ya usado en Chequia y Alemania, pese a  la mayoría continuaban siendo tipo ale.

Luego las Guerras Mundiales I y II mermaron la producción de cerveza, logrando recuperarse después por la acción de grandes productores emergentes en los años 80, como AB InBev, con una producción del 25% del mercado cervecero mundial.

Por ello, la responsabilidad de mantener la tradición cervecera recayó en pequeños y medianos productores belgas. Y aunque hay muchas, resaltan Duvel, Chouffe y Vedett.

Resulta complicado mencionar a todas las cerveceras de la región, pues sólo en Bélgica cuentan unas 200, rozando las lagers como las más habituales por sus reconocidas cervezas de abadía, las lambic nativas de Bruselas y muchas otras. Pese a ello, tratamos de tocar de algún modo los registros históricos para optar las que a nuestro criterio son las 10 mejores cervezas Belgas.

Consumo y otros datos curiosos de cerveza en Bélgica

Como bien se ha referido, en Bélgica la población crece bebiendo este producto con fuerte arraigo cultural en esta nación. Es la bebida básica y fundamental, es parte de su cultura; y según un estudio de 2016 sobre el consumo de cerveza en el mundo, los belgas ingieren una enorme cantidad de cerveza en su vida cotidiana, cerca de 68 litros per cápita en personas mayores de 15 años. 

Pero además, se han referenciado algunos eventos curiosos en torno a esta refrescante bebida espumosa, por referir algunos de estos:

  • Bélgica es el mayor productor y segundo consumidor de cerveza en el mundo, superando los 1500 tipos. 
  • Las trapenses se trata de cervezas de abadías, supervisadas directamente por monjes. Y los beneficios económicos deben reinvertirse en las necesidades comunitarias. Estas se preparan desde la Edad Media y poseen un alto grado de alcohol.
  • De hecho, antiguamente correspondía a las damas y monjes fungir como docentes cerveceros. Las mujeres solían usar sombreros con puntas para dejar que eran productoras o vendedoras, lo que es el origen del surgimiento de las leyendas de las brujas.
  • Las cervezas lambic Belgas se preparan con una fermentación natural producida en Leembek, una comarca en las periferias de Bruselas, por la acción de una bacteria nativa del lugar.  En razón de ello, resulta imposible preparar esta bebida fuera de ella y el verano. Su sabor es similar a la sidra, admitiendo algunas frutas como cereza, melocotón o frambuesa.
  • La cerveza Ipa es una de las más ingeridas por los Belgas, con mucho lúpulo y saborizadas con hierbas. Ya sabes, si eres amante de la cerveza, te sentirás en el cielo en este país.

Ranking de mejores cervezas Belgas

Establecer un top de cervezas en uno de los principales países fabricantes del mundo no es nada sencillo, pero haremos un esfuerzo por establecer las 10 mejores cervezas Belgas, el oasis de este espumoso líquido, de todo tipo, sabores y tonos, de alta gama. Desde las lagers de abadía más renombradas hasta las lambic oriundas de Bruselas. Pese a ello, intentaremos acertar con nuestras sugerencias:

Duvel

Duvel califica como una de las 10 mejores cervezas Belga, ideal para ocasiones especiales por su altísima calidad y elevado grado de alcohol de 8,5 con sus trazos de sabor esencial y frutal cítrico, sumado a su delicioso amargor y aroma, es capaz de deleitar a los paladares más exquisitos. Sin duda merece este puesto en nuestro ranking cervecero.

Delirium Tremmens

Otra colosa del mundo de las cervezas, una de las mejores según calificó en un evento cervecero mundial en 1998, en EUA, cuyo puesto se ubicó en el primer puesto entre otras 50 participantes.

Resalta por sus 3 clases de levadura, sumado a su preciosa botella tipo cerámica con su icónico elefante rosa hacen de Delirium Tremens un tipo de cerveza pale ale de las mejores.

Kwak

Además de su delicioso sabor, ocupa este puesto por su exquisita y original presentación en su contenedor en forma de bocina y su asa en madera, que a simple vista parece un presente, pero no es así. Aún con los costos que representa mantener su estilo, se mantiene en el mercado en su formato original, ideado especialmente para potenciar sus aromas.

Pero atención, el lujo puede salir algo costoso, por lo que no es una bebida sólo para refrescar, sino más bien para eventos especiales o darse un gusto con este envase de primera.

La Chouffe

Pertenece a Brasserie D’Achouffe de las Ardenas belgas, quien ofrece esta extraordinaria cerveza con una historia más reciente resalta con esta exquisita bebida capaz de satisfacer los más delicados paladares cerveceros, gracias a su alta calidad y sabor único.

Chimay Rouge

Se trata de una potente cerveza tipo ale trapense, originaria del pueblo del mismo nombre en Bélgica. Elaborada en la Abadía de Scourmont, asentamiento Hainaut. Es una de 6 de su estilo y 11 en el mundo. Adicional a esta figura la Chimay Bleue, Gold y la Blanche.

Tripel Karmeliet

Califica en este ranking de las 10 mejores cervezas Belgas, la Tripel Karmeliet es una bebida rubia altamente fermentada con un valor alcohólico de 8,4%, es relativamente nueva, pues se lanzó en los 90. Su delicioso sabor se debe al trigo, la avena y la cebada principalmente, capaz de enamorar cualquier paladar.

Aunque data de 1996, su receta proviene del siglo XVII de viejo monasterio de Dendermonde. Imagínate, además de degustar una deliciosa bebida, te estás nutriendo al mismo tiempo con sus 3 cereales. 

Hoegaarden

A diferencia de la cerveza anterior, la Hoegaarden belga es blanca oriunda de una comarca de Flandes del mismo nombre de la bebida. Un asentamiento con tradición cervecera desde 1445 hasta la década de los 50. Se mantuvo todo el medievo con su cerveza blanca, con 13 cerveceras, aunque cerró su última puerta en 1957, hasta que un lechero local optó traer a la vida la cultura cervecera del pueblo belga. Una cerveza con historia y deliciosa.

Adriaen Brouwer Dark Gold

Por su parte, Adriaen Brouwer Dark Gold ofrece a los amantes de la cerveza un producto bien equilibrado mezclando magistralmente el caramelo, malta y frutos secos. Pero vale decir, que su ingrediente estrella es la malta, que además le aporta su peculiar oscuridad. 

Otra de las antigüedades de Bélgica es esta fábrica de Oudenaard, además de ser eventualmente la más antigua del mundo. Pues se remonta a 1545, siendo acreedora de más de 14 generaciones cerveceras.

St. Bernardus 12

Nació en 1945 siguiendo la oferta del abad de la abadía San Sixto de Westvleteren, a Evariste Deconick, para asumir el mercado cervecero del monasterio, donde se elaboraba una cerveza de alta calidad y sabor, presentes hasta hoy día. Pese a prepararse por monjes trapenses, quedó expulsada del nombre oficial Authentic Trappist Product, pues su producción ocurría en el exterior del monasterio, conllevando a que estos religiosos trapistas dejarán de colaborar con St. Bernardus, para evitar problemas. 

Ename Blond

Culminamos las 10 mejores cervezas Belga con otra cervecera de abadía  del siglo X, Ename era un asentamiento estratégico fronterizo entre el Imperio francés y alemán, fundándose en 1063 cómo municipio de una abadía benedictina. Cuya sede se convirtió en el centro del Ename cervecero hasta el siglo XVIII, de lo que hoy apenas están sus ruinas.

Pero su desaparición por fortuna no representó la de su cerveza, muy valorada por sus locales debido al mantenimiento de sus ingredientes medievales benedictinos.  Hoy día la cervecera Roman elabora 5 cervezas de abadía, cada una con su propia personalidad pero igual de deliciosas.

Sin existencias
Ename Blonde cerveza 33 cl
14,0028,00
Sin existencias
Ename Doble cerveza 33 cl
14,0028,00
Sin existencias
Ename Pater cereveza 33 cl
13,6527,00
Sin existencias
Ename Triple cerveza 33 cl
15,5430,00